Menu Close

Módulos de ajedrez… ¿Ventaja o ilusión? (por el M.I. Eric Sos)

Módulos de ajedrez… ¿Ventaja o ilusión?

Los motores de análisis siguen siendo a día de hoy una novedad, si lo comparamos con la historia entera del ajedrez. Más todavía, si tenemos en cuenta que hasta no hace mucho no todo el mundo los utilizaba. Hoy en día, casi todos los jugadores de ajedrez tienen acceso a un módulo de análisis, sea del nivel que sea, el amigo virtual es uno de nuestros principales compañeros de entrenamiento. Esto ha cambiado el panorama, el ajedrez cada día está más informatizado y ya hay pocas retransmisiones en las que la valoración de la partida en tiempo real no nos llegue al mismo tiempo que las jugadas. Podría parecer que es una ventaja sustancial respecto a nuestros antepasados, pero lo cierto es que, competitivamente hablando, la ventaja no es tan evidente ya que todo el mundo tiene acceso a ella. Por este motivo, es fundamental hacer un buen uso de nuestro coleguita que nos dice “la mejor jugada”. Me gustaría resaltar 5 tips que nos pueden ayudar en nuestra relación con las máquinas de ajedrez.

 

1.El módulo no te dice la mejor siempre.

No pocas veces me he encontrado con jugadores que van cambiando su opinión a medida que el módulo cambia de jugada. Y es que es un hábito muy común enchufar el módulo e ir narrando las jugadas que valora. Hay que saber, que cualquier motor de análisis va a cambiar su evaluación en cuestión de segundos, por lo que no hay que dejarse guiar por las primeras impresiones. Ante todo, hay que mantener la objetividad. Voy a poner un ejemplo visual que nos puede ilustrar en este punto:

Estamos utilizando Stockfish, no es la última versión, pero nos sirve para el experimento. Nos fijamos que nos da igualdad. Como sabemos la solución de este ejercicio, sigamos insertando jugadas, a ver qué pasa…

La valoración no cambia, aunque Stockfish tiene claro que tiene que quitar el rey, bien, le amenazamos “Ae7” entre otras cosas y lo ve, por supuesto.

Sigue marcando igualdad, para él no ha cambiado, vamos a ponerle ahora la jugada sorpresa… Jugada que, por cierto, él mismo valora con ventaja decisiva para las negras…

Y aquí tenemos el cambio en todo su esplendor, una vez le ponemos la jugada “Ac7”, Stockfish cambia de forma radical, y pasa de considerar esa jugada de perdedora a ganadora.

 

2. No desperdiciemos las partidas de élite.

Uno de los cambios más significativos que he notado en el mundo del ajedrez es la diferencia con la que se mira a la élite. Antes, los jugadores de élite tenían una especie de aura mística, si te metías con ellos, la gente te llamaba ignorante. Ahora no es raro ver a jugadores de bajo rating comentar sus partidas por el chat de cualquier página de retransmisión, con su modulito al lado. Es común ver al vecino del sexto criticar la técnica de Mamedyarov o la agudeza táctica de Anand. Esto es un hábito que en mi opinión es bastante pernicioso. Tenemos la gran suerte de contar con muchas páginas con comentaristas que retransmiten las partidas de élite. Me parece una ventaja de un valor incalculable bien utilizada. No nos convirtamos en hooligans y aprovechemos al máximo conocer que movimientos han hecho los genios del tablero al minuto.

 

3. Recuerda analizar tú mismo también.

Es fácil caer en una rutina de pasividad respecto al estudio. Pues no hay cosa más cómoda que recostarse en la silla y ver qué dice el módulo en cada posición, mientras tanto, nosotros justificamos todo lo que nos comenta la máquina. No hay que olvidarse de que en la partida estamos solos, y esto hay que aplicarlo en el entrenamiento también. Por supuesto, el módulo es una herramienta excelente de trabajo, pero no la única. Os ánimo a que desempolvéis vuestro tablero y libretas y busquéis vuestras propias ideas. Sobre todo, cuando acabéis de jugar una partida, es importante analizarla primero tú mismo y ver qué encuentras “en frío”. Luego siempre puedes comprobar con el módulo tus ideas y, por qué no, “debatirlas”.

 

4. No olvidar la creatividad humana

Las máquinas no nos superan en todos los aspectos, pues hay todavía muchas posiciones en las que los humanos superamos con creces a los módulos de análisis. Un ejemplo que mucha gente conoce son los finales básicos. Si no tienes una base de datos de finales es muy probable que tu módulo dé valoraciones equivocadas en finales muy sencillos. Esto es algo que a pocos les sorprenderá y que ya han aprendido a “vivir con ello”. Pero no solo fallan ahí, un ejemplo claro dónde la creatividad humana supera a la máquina es en las fortalezas, ilustraremos esto con una imagen:

En esta posición, unos pensando más y otros menos, pero todo humano llegaría a la conclusión de que las negras no pueden progresar. Las blancas tienen todas sus piezas defendidas mientras que las negras solo pueden mover la dama. La partida sería tablas, porque las negras no pueden romper la fortaleza blanca.

 

5. Las trampas

Por desgracia, este tema sale solo a la luz. Con la llegada de los módulos el juego limpio ha sido puesto en jaque. No son pocos los casos que conocemos de jugadores que han utilizado ayuda en sus partidas. De formas muy diversas, el módulo se presta para esto, ya sea yendo al baño, ocultando algún dispositivo en la oreja o simplemente consultando a un amigo que no está jugando la partida. Además, con la proliferación de los torneos online, cada vez hay más jugadores que se adhieren a esta práctica. Por el bien del ajedrez, todos esperamos que algún día tengamos mejores formas de evitar esto. Hoy en día nos vemos algo desprotegidos ya que el protocolo anti-trampas está todavía, para mi gusto, muy poco desarrollado.

Y tú, ¿cómo utilizas el módulo de análisis? ¿sigues analizando en tablero? ¿añadirías algún punto que consideres importante?, estaré encantado de conocer tu opinión en los comentarios.

Share this post

en_USEnglish